Declararon dos de los acusados

En el primer día del juicio oral por la Masacre de Fátima, declararon los oficiales de la Policía Federal Carlos Gallone y Miguel Angel Timarchi. El tercer acusado, Juan Carlos Lapuyole, hizo uso de su derecho de no declarar.

Gallone,  quien al igual que Timarchi se encuentra con prisión preventiva en la cárcel de Devoto, aseguró que el día que ocurrió la masacre no se encontraba de servicio porque había tomado su “franco largo mensual”: cuatro días, de jueves a domingo, en los que se fue a Mar del Plata junto a su padre “a jugar un poco al casino”. Cuando regresó, aseguró, nadie le hizo ningún comentario sobre lo ocurrido, ni escuchó nada respecto del “desastre inmundo de lo de Fátima”.

Gallone también se refirió a la polémica foto en la que aparece abrazando a una Madre de Plaza de Mayo, durante la Marcha por la Vida del 5 de octubre de 1982. Tal como las Madres se ocuparon de desmentir más tarde, la mujer no estaba buscando consuelo en el abrazo del policía, sino golpeándole el pecho y pidiéndole ayuda con indignación. No obstante, Gallone aseguró que en los ’80 lo mandaron a “cuidar a las Madres de Plaza de Mayo, a las viejitas, a las abuelitas” y que la foto fue tomada cuando una  Madre le “agradecía” por haber ayudado a Adolfo Pérez Esquivel a llevar un petitorio a la Casa Rosada. “Se puso a llorar en mi pecho y ahí me sacaron la foto que dio la vuelta al mundo”, insistió el acusado.

Por su parte, Timarchi, también negó cualquier relación con la masacre y sostuvo que “por educación y por formación profesional, nunca hubiese cometido un acto de terrorismo desde mi función de agente del estado”. El acusado aseguró que cuando ocurrieron los hechos que se le imputan se encontraba de licencia por haber sido víctima de un ataque con una granada el 3 de octubre de 1975. Según Timarchi, desde esa fecha hasta fines de 1977 permaneció de licencia ininterrumpida y luego fue dado de baja. Sin embargo, a diferencia de los otros acusados, Timarchi no negó la existencia de un centro clandestino de detención en la Superintendencia de Seguridad Federal. “No niego nada, hablo hasta el 3 de octubre de 1975, después desconozco”, dijo.

Por su parte, Lapuyole, quien se encuentra bajo arresto domiciliario, se negó a declarar y su abogado defensor pidió que se le permitiera no estar presente durante las audiencias. El tribunal aceptó el pedido, por lo que no tendrá que acudir al juzgado hasta la instancia de los alegatos.

En la primera parte de la audiencia de hoy se leyó la requisitoria de elevación a juicio oral elaborada por el fiscal federal Federico Delgado, quien calificó los hechos como “delitos de lesa humanidad”.

Mañana comienza el juicio oral

 

A partir de mañana a las 10.30, en los tribunales de Comodoro Py 2002, comenzará el juicio oral por la Masacre de Fátima. Entre los imputados se encuentran los oficiales de la Policía Federal Carlos Gallone, Juan Carlos Lapuyole y Miguel Angel Timarchi, quienes están acusados por los asesinatos de 30 personas, cometidos el 20 de agosto de 1976. Permanece prófugo el oficial Luis Alberto Martínez y falleció impune el comisario Carlos Vicente Marcote.

A los tres oficiales se los acusa de ser responsables del fusilamiento y posterior dinamitación en un camino vecinal próximo a Pilar de una treintena de secuestrados, a quienes habían mantenido detenidos-desaparecidos en el edificio donde funcionaba la Superintendencia de Seguridad Federal.

El ex oficial Gallone, era jefe de uno de los grupos que actuaba en la Superintendencia y se encargaba de las detenciones ilegales; Timarchi, estaba a cargo del Departamento de Sumarios, y Lapuyole, era el jefe de inteligencia de Coordinación Federal, como también llamaban a la Superintendencia.

La causa sobre la Masacre de Fátima fue elevada a juicio por el juez federal Daniel Rafecas en febrero del año pasado, como una derivación de la “megacausa” del Primer Cuerpo del Ejército. Dieciseis de las víctimas de aquella matanza fueron identificadas gracias a la labor del Equipo Argentino de Antropología Forense, mientras que otras 14 personas permanecen como NN.