Últimas audiencias de la semana

La audiencia de hoy empezó con el testimonio de Ana María Sangiorgio, hermana de Carlos Andrés Sangiorgio desaparecido desde el 24 de agosto de 1976. La testigo relató el secuestro de su hermano quien trabajaba en ese momento en la librería de su padre. Según Ana María Sangiorgio a partir de ese día recibieron mensajes anónimos en la librería denunciando que Carlos Andrés Sangiorgio estaba detenido en Palermo (en el Regimiento Patricios). Además contó que una mujer se presentó en la librería para ofrecer su ayuda en la búsqueda de Carlos. Decía ser hija de un diplomático y que como tal podía averiguar el paradero de la víctima, quien presuntamente estaba detenido en un hospital psiquiátrico. A pesar de las pistas no se llegó a nada en concreto y tampoco se supo más de Carlos.

La segunda testigo, Fanny Raquel Gvirtz de Arcuschin, madre de Miguel Sergio Arcuschin. Fanny relató el secuestro de su hijo en la madrugada del 13 de septiembre de 1976 quien fue secuestrado junto con su esposa Noemí Josefina Jansenson de Arcuschin, embarazada de tres meses. Desde ese día se desconoce el paradero de las victimas.

El último testigo de la semana fue Adrián Horacio Arcuschin, hermano de Miguel, secuestrado junto a su hermano y su cuñada aquel 13 de septiembre. Ese día, las fuerzas de seguridad –como se auto denominaban según el testigo- los secuestraron y metieron en el baúl de un auto. Despues de un recorrido de aproximadamente dos horas, llegaron al “campo”, donde les dieron un número de identificación y luego fueron separados. A él lo dejaron en una “carpa individual” encapuchado y encadenado por diez días. Durante las noches escuchaba la radio muy fuerte, porque estaban torturando, le había contado otro detenido. Adrián no volvió a ver a su hermano ni a su cuñada. Muchos años después dedujo que habían sido llevados a Campo de Mayo.

La siguiente audiencia testimonial se realizará el día martes 3 de marzo a las 11:30 horas. El tribunal entra en un cuarto intermedio hasta entonces.

Más testimonios en la tercera semana del juicio a Olivera Róvere

El testimonio de Daniel Osvaldo Turovesky inauguró las audiencias de la semana. El testigo trabajó como docente en el instituto Ilvem entre 1974 y 1976 donde conoció a Víctor Noé y a Eduardo Serrano Nadra, ambos secuestrados en 1976 en un bar ubicado a una cuadra del instituto. Hoy siguen desaparecidos y el último es caso en el juicio a Olivera Róvere.

Turovesky puntualizó que si bien hubo varios docentes del instituto que desaparecieron durante la dictadura, la dirección del instituto desalentaba todo tipo de averiguación y denuncia aduciendo que podían provocar el desprestigio de la institución. Además el testigo relató que una persona del instituto –de quien no precisó datos– tenía contactos con Monseñor Graselli, quien, según el testigo, podía averiguar el paradero de algunos desaparecidos. Según Turovsky, Monseñor Graselli había sido contactado por una persona del instituto, dando precisiones sobre el estado de salud de Eduardo Serrano.

El segundo testimonio fue el de Matilde Baruj, esposa de Juan Villa Colombo, desaparecido desde su secuestro en marzo de 1976. Juan Villa Colombo trabajaba como metalúrgico en una fábrica de elevadores. Se sabe que otras cinco personas que trabajaban en el mismo lugar también se encuentran desaparecidas. La noche del 26 de marzo de 1976 un grupo de nueve personas armadas irrumpieron en la casa de la testigo donde aguardaron la llegada de Juan Villa Colombo para secuestrarlo. Matilde Baruj averiguó en la fábrica donde trabajaba su marido que unos hombres habían ido a buscar datos sobre los obreros. El gerente le dijo que les había mostrado a esas personas la lista con los nombres de todos los obreros. Finalmente, la testigo contó que habló con un sacerdote, a fin de buscar información sobre el paradero de su esposo.

El tercer testigo de la jornada fue Sergio Alfredo Neme, primo segundo de Eduardo Serrano Nadra. La víctima había vivido en su casa con su esposa, unos ochos meses antes de desaparecer. Eduardo era de Tucumán había venido a Buenos Aires con su esposa y trabajaba como docente en el instituto Ilvem. El testigo contó que en la semana de la desaparición de su primo irrumpieron tres hombres en su casa preguntando por él.

El último testimonio fue el de Hugo Topelberg detenido durante quince días en junio 1976 y que constituye uno de los casos que  son juzgados. Quienes lo secuestraron, buscaban a su cuñado Adolfo Kilman, aún desparecido. Hugo Topelberg declaró que, probablemente, fue alojado en Coordinación Federal durante el tiempo que duró su privación ilegítima de la libertad.

La siguiente audiencia testimonial se realizará el día miércoles 25 de febrero a las 10:30 horas.

Últimos testimonios de la semana

El testimonio de Lucía Beatriz Fariña inauguró la audiencia de hoy. La testigo fue secuestrada la noche del 9 al 10 de septiembre 1976 en un operativo de las fuerzas conjuntas de seguridad, en casa de su amiga Alicia Inés Rabinovich de Sandoval, en la provincia de Buenos Aires. Ambas fueron llevadas, junto con otros secuestrados, al centro clandestino de detención que luego fuera conocido como “El Banco”, identificado por los represores como “la base”. En un relato muy contundente, Lucía Beatriz Fariña describió los 9 días de cautiverio en el Banco, los malos tratos y las torturas que padeció, los interrogatorios a los que fue sometida; los recuerdos que mantiene sobre los olores y gritos que escuchaba en ese lugar. Durante su detención, pudo identificar a otros detenidos, entre ellos a Lidia Edith González Eusebi, uno de los casos por los que está acusado Olivera Rovere. Recordó que González Eusebi fue salvajemente torturada. Asimismo, relató que había muchas personas detenidas-desaparecidas en el centro clandestino de detención que funcionaba en la División Cuatrerismo de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

Al recuperar su libertad, Lucía Beatriz Fariña, quien trabajaba en el poder judicial en la época de los hechos, se presentó ante la Corte Suprema para denunciar su secuestro. Allí le pidieron que renunciara al Poder Judicial con fecha anterior a su secuestro, bajo amenaza de ser cesanteada. Luego declaró María Roberta Muller, por entonces esposa de Jorge Daniel Collado, desaparecido desde el 22 de septiembre 1976 en su lugar de trabajo, en Capital Federal. A pesar de las gestiones realizadas, todas con resultados negativos, se desconoce el destino de Collado.

La siguiente audiencia testimonial se realizará el día martes 24 de febrero a las 11hs. El juicio entra en cuarto intermedio hasta entonces.

Continúan los testimonios

La audiencia de hoy, miércoles 18 de Febrero, comenzó con el testimonio de Iris Alba Bianchi, vecina de José María Federico López Bravo, quien se encuentra desaparecido desde el año 1976. La testigo se encontraba en su casa, cuando escuchó mucho ruido y una explosión. Momentos después, descendió hacia el departamento del padrastro y la madre de José María Federico López Bravo. Allí confirmó que se trataba de un operativo de las fuerzas conjuntas, que se dirigieron al lugar con el propósito de secuestrar al hijo de sus vecinos.

Luego, brindaron testimonio Ester y Natan Gotlib, una pareja de vecinos del edificio del departamento de la familia Bursztejn. Una noche de agosto de 1976, escucharon el ruido de una explosión en la casa de sus vecinos. Al subir al departamento de la familia Bursztejn, fueron esposados y encapuchados mientras un grupo armado secuestraba a Daniel y Angel Bursztejn, dos de los hijos, de 18 y 24 años respectivamente. Además del secuestro, se llevaron varias valijas con bienes personales de la familia. Según la testigo, una psiquiatra del mismo edificio atendía a un general, quién le comento – luego de realizar averiguaciones – que los hermanos Bursztejn “habían muerto en la parrilla”. Desde su desaparición en 1976, no se supo nada sobre el paradero de los hermanos.

El último testimonio fue el de Gómez Oscar de la Cruz, hermano de Teodoro Gómez, desaparecido desde 1976. El testigo presenció el secuestro de su hermano, una noche del verano de 1976, en el departamento donde vivían. Según lo relatado por el testigo, los secuestradores “eran muchos y estaban muy bien armados”. El testigo no se resistió porque pensó que se iban a dar cuenta del error que habían cometido. No se supo nada más sobre Teodoro Gómez, y el habeas corpus que iniciaron fue rechazado.

Mañana jueves 19 de febrero continuarán las audiencias testimoniales, a partir de las 11:30.

Segundo día de audiencias

Luego del cuarto intermedio fijado el día jueves 12, hoy martes 17 de febrero se reanudaron las audiencias testimoniales en el juicio contra el general (r) Jorge Olivera Róvere.

La audiencia comenzó con el testimonio de Regina Matilde Poyastro, hermana de Eduardo Guillermo Poyastro, desaparecido desde noviembre 1976, junto a su esposa Graciela Monari de Poyastro. Fueron secuestrados en el domicilio de los padres de Graciela, por fuerzas de seguridad o por un grupo parapolicial. A pesar de las investigaciones de la familia, no se supo nada del paradero de las victimas. Eduardo Guillermo Poyastro tenía 25 años cuando desapareció.

Luego brindó testimonio Bella Epstein de Friszman, madre de Nora Débora Friszman, desaparecida en diciembre de 1976. La testigo denunció en una comisaría la desaparición de su hija de 19 años, quien no había vuelto a casa desde el día 2 de diciembre. Personal de la comisaría le informó de la ocurrencia de un operativo de fuerzas conjuntas en el barrio el día de su desaparición. Esta información le fue confirmada hace algunos años por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAFF), cuando fue a depositar sangre al banco de datos genéticos. Ellos le informaron que en las fechas cercanas a ese día habían desaparecido varios jóvenes. La otra hija de la testigo, Adriana Lía Friszman estuvo secuestrada durante un mes en la ESMA y allí habria escuchado mencionar el caso de su hermana. Sin embargo, no se sabe nada sobre el paradero de Nora Débora Friszman.

El último testimonio fue el de Luisa Exaltación Cordero de Gerzel, cuyo esposo Lorenzo Gerzel desapareció en noviembre 1976. La víctima trabajaba en el Laboratorio Le Petit y habria estado secuestrado en el CCD que funcionaba en Coordinación Federal. La testigo presentó un recurso de habeas corpus luego de la desaparición de su marido. El habeas corpus fue rechazado por el entonces juez Norberto Gilleta, quien actualmente ejerce la defensa de Olivera Róvere.

Mañana a partir de las 11:30 de la mañana el tribunal recibirá nuevos testimonios.

Comenzaron los testimonios

Hoy comenzaron las declaraciones testimoniales en el juicio que se le sigue al general retirado Jorge Olivera Róvere.

La audiencia comenzó con el testimonio de Patricia Erb, ciudadana norteamericana, detenida entre septiembre y octubre de 1976 en el centro clandestino que funcionaba en el predio de Campo de Mayo. Allí la testigo pudo ver a dos personas apodadas “La gringa” y “El cordobés” quienes permanecen desaparecidas y son casos en la presente causa.

Luego brindó testimonio Orlando Ramón Ormanechea detenido en el mismo procedimiento que Carlos Florentino Cerrudo, otro caso de privación ilegal de la libertad que se le imputa a Olivera Róvere. Ormanechea y Cerrudo fueron secuestrados en septiembre de 1976 en el domicilio de los padres de Cerrudo en la Capital Federal por un grupo armado que se encontraba de civil.  Por este caso también declaró Delia Raquel Cerrudo, hermana del detenido-desaparecido. Ella se encontraba presente en el momento del secuestro y ratificó los dichos de Ormanechea.

Siguió el testimonio de Rubén Darío García, suboficial retirado de la Policía Federal quien declaró  a modo de testigo contextual de un procedimiento que el Ejército llevó a cabo en noviembre de 1976 en el Laboratorio “Le Petit” de la Capital Federal. García fue comisionado a constatar la existencia de un enfrentamiento armado en el laboratorio pero al llegar encontró a un oficial que se presentó como el Mayor Valderrobles. Cuando informó el hecho a sus superiores García recibió ordenes de retirase del lugar.

El último en declarar fue Francisco María Astelarra, hermano de Santiago Astelarra, también caso en este juicio. Santiago era delegado del CEMIC y fue secuestrado en 1976 en su departamento de Caballito junto con su compañera. Francisco Astelarra declaró que dos semanas antes del secuestro de su hermano una patrulla del Ejército lo buscó en casa de sus padres. El testigo dijo haber recibido un llamado telefónico anónimo al día siguiente del secuestro, en el que le decían que “gente del Ejército” había detenido a su hermano en su domicilio.

La siguiente audiencia testimonial se realizará el día martes 17 de febrero. El juicio entra en cuarto intermedio hasta entonces.

Olivera Róvere se negó a declarar

Hoy concluyó la audiencia iniciada el día de ayer con los llamados planteos de cuestiones preliminares de las partes y con la declaración indagatoria del imputado.

La defensa de Olivera Róvere reiteró lo que había planteado al comienzo del proceso: que su defendido se encontraba siendo juzgado dos veces por el mismo hecho, que se están aplicando leyes penales inexistentes al momento de la comisión de los hechos y que los delitos que se le imputan se encuentran prescriptos.

Luego Olivera Róvere fue convocado al estrado para brindar su declaración indagatoria. El acusado se negó a declarar y ratificó todo lo expresado en su posición ante juez de primera instancia, la cual fue reiterada ante la Cámara de Apelaciones.

El debate continúa el jueves 12 a las 10 horas, cuando se darán por iniciadas las  audiencias testimoniales con el testimonio de Patricia Erb.

Comenzó el juicio al ex general Olivera Róvere

Comenzó el juicio a Jorge Olivera Róvere, ex Segundo Comandante del I Cuerpo del Ejército.

La audiencia, prevista para las 10:30 hs. de la mañana, comenzó con demoras por los incidentes que se produjeron con los periodistas habilitados para la cobertura del juicio (un camarógrafo de Canal 7 y un fotógrafo de la agencia TELAM). El tribunal sólo autorizó a los reporteros a que tomaran imágenes por tres minutos antes de que ingresara el imputado. Cuando el fotógrafo intentó retratar a Olivera Róvere, fue expulsado de la sala, en medio de las protestas del público presente.

Posteriormente, se inició la lectura del requerimiento fiscal, al cual le seguirán los de las dos querellas unificadas en el CELS y en Asociación Ex detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas.

Las primeras audiencias testimoniales se llevarán adelante el día jueves 12 de febrero.

Comienza el juicio por los crímenes cometidos por el ex general Jorge Olivera Róvere

El martes 10 de febrero de 2009 a las 10.30 hs. comenzará el juicio en el que se investigan los crímenes cometidos en el marco del Cuerpo I del Ejército. Será juzgado en esta etapa el ex general Jorge Olivera Róvere, jefe de la Sub-zona Capital Federal durante 1976, al que se le imputan 120 privaciones ilegítimas de la libertad y cuatro homicidios.

Las crónicas de este y todos los juicios por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar en los que el CELS interviene podrán seguirse en este blog.

Repercusiones en la prensa:

www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-119724-2009-02-09.html



It begins the trial for the crimes committed by former General Jorge Olivera Róvere.

Next Tuesday, February 10th, at 10:30 AM, it will begin the trial which investigates the crimes committed under the orbit of the Army Corp I by former General Jorge Olivera Róvere, who will be judged as chief of the so as known “sub-zone” Capital Federal during the year 1976. He is charged with 120 illegal preventions of liberty, and four homicides.

The chronicles of this and every trial that judges crimes against humanity committed during the state terrorism in which CELS is part of the process, could be followed closely in CELS’ blog of trials.