El Tigre amplía indagatoria hasta las 22h30

En una audiencia muy larga, Acosta terminó su ampliación indagatoria. Durante más de 8 horas, el imputado declaró a pesar de los consejos de sus abogados defensores quienes no fueron advertidos de lo que iba a decir su pupilo.

Libremente, y ante una auditorio casi vacío, Acosta reconoció su participación en la lucha contra la subversión adentro de la ESMA. Se refirió a esas actuaciones como una guerra que continúa hasta el día de hoy.

El imputado evocó las estrategias del grupo de tarea 3.3.2 para evitar el uso de las pastillas de cianuro durante lo secuestros. Asimismo, afirmó que la ESMA contaba con la infrastructura necesaria para recuperar a los secuestrados que se la hubiesen tomado sin haber muerto. Explicó cómo los bienes de los secuestrados eran inventariados y ordenados en el denominado pañol de la ESMA.

Acosta reconoció haber usado la picana. Explicó la estrategia de los secuestros en la calle, se refirió a los que murieron en la cita nacional y evocó la colaboración entre distintas fuerzas represivas.

En cuanto al operativo de Santa Cruz, dijo que la unidad de tarea no trabajaba entre el 7 y 15 de diciembre de 1977.

Las audiencias siguen el martes 26 a las 11h.

La Fiscalía solicita condena a perpetua para los nueve imputados

Por Gonzalo Torres

Con los alegatos de los fiscales Jorge Auat, Carlos Amad y Luis Benítez concluyó la etapa acusatoria de la Causa por la Masacre de Margarita Belén durante la mañana (y la siesta) del martes 19 de abril, en la sede del Tribunal Oral Federal de Resistencia. Desde aquí serán dos semanas de receso hasta el 3 de mayo para que la defensa pueda preparar su alegato, en pos de la “paridad” en el proceso, tal y como lo explicó la presidenta del Tribunal jueza Gladys Yunnes.

La extensa exposición de la Fiscalía en el día de audiencia número 55 de la Causa se dividió en tres partes; durante las primeras dos horas de la audiencia el fiscal Carlos Amad arremetió contra la “coartada” del enfrentamiento con un amplio y detallado manejo de datos, testimonios y pruebas incorporadas a la causa. Acto seguido el fiscal federal Luis Benítez se ocupó de exponer el plan del Ejército y cómo funcionó el sistema jurídico de la dictadura. Pasado el mediodía Jorge Auat finalizó el fundamento del Ministerio Público para el pedido de prisión perpetua para los nueve imputados con un enérgico alegato en el cual describió las idas y vueltas de la causa – “un expediente cargado de dolor e ignominia”- no sólo desde lo estrictamente jurídico sino tomando citas conceptos de la filosofía, los clásicos griegos, la obra de Cortázar, y hasta la Divina Comedia de Dante Alligheri.

Auat remarcó la importancia de causas judiciales como la de la masacre en tanto “estos juicios son mucho más que un expediente, son la reconstrucción de la historia más dolorosa que nos tocó vivir en el siglo XX” y determinó – ya desde el campo de la teoría del Derecho y la jurisprudencia – la calificación legal para las imputaciones. “El Código Penal no alcanza para mensurar estos crímenes porque son el mal absoluto”, sostuvo el antiguo fiscal de instrucción de la Causa Masacre y actual jefe de la Unidad Fiscal de Coordinación y Seguimiento de causas por crímenes de lesa humanidad.

Familiares de las víctimas (Gustavo Piérola, Dafne Zamudio, y Juan Pablo Tierno), ex detenidos políticos y militantes de Derechos Humanos, junto con una decena de fiscales de Chaco, Corrientes y Buenos Aires presenciaron la acusación de los fiscales, que acompañaron su alegato con la proyección de fotografías de los militantes políticos asesinados en la Masacre y un power point de las pericias realizadas por el Equipo de Argentino de Antropología Forense (EAFF) para la identificación de Emma Cabral, Carlos Duarte y Alcides Bosch.

Como viene sucediendo desde los inicios de este juicio histórico, trabajadores de la Dirección de Cine y Espacio Audiovisual del Instituto de Cultura de la provincia registraron toda la audiencia.

Al final del alegato el fiscal Amad comunicó la denuncia de la Fiscalía por falso testimonio en la Causa a los militares Sebastián Rampulla (ex oficial de Inteligencia del Grupo de Artillería 7) y Osvaldo Bianchi (teniente coronel retirado y licenciado en Educación Física y Deportes), al médico de la policía denunciado por torturas Héctor Rolando Grillo y a los peritos de la defensa Elvira Venthey y Daniel Bled.

La próxima audiencia es el 3 de mayo.

Con pedido de condenas por genocidio, culminaron los alegatos de la querella

Por Gonzálo Torres

El día número 54 de audiencia de la Causa por la Masacre de Margarita Belén fue una jornada extenuante, que comenzó a pasadas las nueve de la mañana del viernes 15 de abril y culminó cerca de las seis de la tarde.

Los querellantes Silvina Canteros y Sergio Quiroz – que alegaron en representación de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia – pidieron prisión perpetua para los militares Aldo Martínez Segón, Horacio Losito, Luis Alberto Patetta, Jorge Carnero Sabol, Gustavo Athos Rennes, Ricardo Reyes, Germán Riquelme, y Ernesto Simoni; y 20 años de prisión para el policía Chas (partícipe secundario) por homicidio agravado por alevosía en once hechos y cuatro casos de desaparición forzada.

Duilio Ramírez y los hermanos Ataliva y Pedro Dinani – por la Liga Argentina por los Derechos del Hombre – reclamaron prisión perpetua para los 9 imputados por el delito de genocidio.

Silvina Canteros y Duilio Ramírez sobresalieron por su claridad y solidez al momento de alegar y fueron aplaudidos por el público en la sala. Canteros fundamentó la valoración de los hechos juzgados y culminó su alegato con un texto de Julio Cortázar. Ramírez detalló las razones que desestiman la versión del enfrentamiento apelando al cotejo de varias de las testimoniales de la causa y expuso el genocidio en el cual se enmarcó la Masacre.

El tribunal objetó la manera en la cual uno de los querellantes llevaba adelante su alegato por lo cual se pasó a un cuarto intermedio de casi dos horas hasta que pudo resolverse la cuestión.

El final de la audiencia vino con un cruce de palabras entre uno de los presentes y el Tribunal en razón de la “desbordante emoción” del militante de Derechos Humanos y el pedido de recato por parte de los jueces dentro de la sala del tribunal. Primó la cordura y la cosa no pasó a mayores.

El “cuarto intermedio” de la causa se prolongará hasta el próximo martes a las 8.30 de la mañana, momento en el cual los fiscales del Ministerio Público comenzarán su alegato. A continuación una apretada síntesis de los tramos medulares de los alegatos más representativos.

“Señores jueces, hagan justicia”

Por Gonzálo Torres

Tal y como estaba previsto la querella a cargo de Mario Bosch solicitó la pena de prisión perpetua para los militares Athos Gustavo Renés, Aldo Martínez Segón, Horacio Losito, Jorge Daniel Carnero Sabol, Ricardo Reyes, Luis Alberto Patetta, Germán Riquelme y Ernesto Simoni, y 25 años para el policía Alfredo Luís Chas.

En el alegato presentado el pasado 13 de abril por el representante del Cels y otras querellas se rescató la participación familiares, amigos y militantes en la realización de este juicio histórico. Bosch afirmó que los jerarcas del terrorismo de Estado que adoptaron la escuela francesa de la tortura y desaparición forzada cometieron un error táctico: los genocidas franceses dejaron sus crímenes en Argelia, pero en Argentina los desaparecidos tenían hijos, padres, madres, hermanos y abuelos.

“Hoy estos familiares les reclaman a ustedes, señores jueces, hagan justicia’’, dijo Bosch y toda la sala irrumpió en un gran aplauso, mientras la presidenta del Tribunal Gladys Yunnes vociferaba por el recato del público bajo pena de expulsión.

Bosch denunció los casos de detenidos desaparecidos con alta probabilidad de haber sido asesinados en la Masacre y aportó datos e indicios que descartan de plano la veracidad de un enfrentamiento el 13 de diciembre de 1976. El querellante pidió nuevas imputaciones por los casos de Raúl María Cairé, Carlos Tereszecuk, Raúl Antonio Mendes, Eduardo Fernández, Delicia Fernández, Dora Noriega y Juan Ramón Vargas. Todos sufrieron el cautiverio clandestino en distintos centros de detención y fueron vistos por última vez en cercanías diciembre de 1976. Permanecen desaparecidos desde entonces. Estos nombres se suman a la lista de desaparecidos que integran Roberto Yedro, Fernando Piérola, Julio “Bocha” Pereyra y Reynald Zapata Soñéz.

Luego fue el turno de Daniel Domínguez Henaín – el otro querellante por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación – quién completó el alegato con el marco jurídico y doctrinario para la imposición de las penas y la tipificación de las condenas.

Sergio Quiroz fue el último querellante en alegar. Lo hizo en representación de la subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia. Quiroz desarrolló el contexto histórico de la Masacre. Continuará durante la mañana del viernes 15 de abril, conjuntamente con el alegato de los abogados Duilio Ramírez y Ataliva Dinani, de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre. Ambos querellantes anunciaron su pedido de prisión perpetua para los imputados en el marco de un genocidio.