Primera audiencia testimonial (binomio Uruguay-Argentina)

Esta semana comenzaron las audiencias testimoniales en el juicio por el Plan Cóndor, donde se investiga la coordinación de las dictaduras de América del Sur para llevar adelante el secuestro, la tortura y la eliminación sistemática de personas. En esta primera etapa se escucharán las declaraciones vinculadas a la conexión entre Uruguay y Argentina.

El martes 21 de mayo declaró Gladys Esteve Briano por el secuestro y la desaparición de su marido Ary Cabrera Prates, quien era dirigente gremial del sector bancario en Uruguay y formó parte del congreso de formación del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP). En 1973, Ary se refugió en la Argentina y fue secuestrado en abril de 1976, en una zona de la provincia de Buenos Aires. Algunos testimonios indican que estuvo secuestrado en Automotores Orletti. Una de esas versiones, dijo Gladys, la dio el propio yerno de Ary, Eduardo Dean.

“Mi primer yerno estaba siendo torturado junto con dos militantes de los grandes de lo que sería el PVP. En esa instancia de tortura alguien le dice, el torturador ‘ah, vos no vayas a ser tan guapo como tu suegro porque a él se le reventó el corazón en la tortura, se aguantó’. Le quería decir que no había hablado”, contó Gladys.

Ary estuvo detenido en Uruguay por causa de su actividad gremial. La persecución contra todos los militantes políticos empezó a incrementarse y con el golpe de 1973 muchos uruguayos buscaron protección en Argentina. Sin embargo, el plan represivo ya no respetaba fronteras. Dijo Gladys que las fuerzas armadas “apretaban” de los dos lados. “Cuando actuaban en Uruguay, actuaban en la Argentina. Se proponían agarrar a toda la gente”, señaló.

Posteriormente se escuchó el testimonio de Elvira Martínez Sosa de Machado, quien declaró por el caso de su esposo Modesto Humberto Machado, también uruguayo, secuestrado en mayo de 1976 en una zona de Tigre. Modesto trabajaba en un astillero. Comenzó como albañil pero, al ver su preparación, los delegados le dieron “trabajo de oficina”.

Elvira contó que un día de mayo llegaron a su casa tres hombres en un auto. Modesto fue a atenderlos. En algún momento, Elvira vio como subieron a su marido en un auto. Nunca más lo vio. “Después una señora me llamó y dijo que mi marido le había dado el teléfono para que me llamara, que tenía frío, hambre, que fuera a la comisaría de Tigre a verlo. Fui y nadie me dio respuesta”, dijo la testigo.

Finalmente declaró Marcel Hilton Machado Martínez, hijo de Modesto, quien tenía 12 años al momento del secuestro de su padre. “Lo que recuerdo es que el día 22 de mayo de 1976, al mediodía, mi padre llegó de su trabajo”, contó Marcel. “Me pidió que fuera a hacer una compra. Cuando regresé vi un auto parado en la puerta de mi casa. No recuerdo si había dos o tres personas. Algunos tenían armas largas. Lo vi salir de casa acompañado por otra persona. Antes de entrar al auto me vio llegando. Fue la última vez que lo vi”, concluyó. Según el testigo, su padre era delegado gremial y muchos de sus compañeros del astillero fueron asesinados o desaparecidos días antes de su secuestro.