Las lecciones de Ayotzinapa: hablan investigadores internacionales del caso

Vinieron a la Argentina Carlos Beristain y Claudia Paz y Paz, integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que investigó la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

La semana pasada vinieron a la Argentina Carlos Beristain y Claudia Paz y Paz, expertos internacionales que investigaron la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, invitados por el CELS. Los dos integraron el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), cuyo trabajo contribuyó a esclarecer parte de lo sucedido, expuso las falencias de la investigación oficial y aportó elementos sobre las maniobras de encubrimiento que las autoridades mexicanas desplegaron sobre el caso.

México está atravesando la peor crisis de derechos humanos de la región, caracterizada por más de 28.000 desapariciones y 150.000 asesinatos en los últimos años, torturas sistemáticas y niveles de impunidad que se estiman en el 98 por ciento. El GIEI publicó dos informes sobre el caso de Ayotzinapa y recomendaciones generales para afrontar los problemas estructurales en México. La visita de dos de sus integrantes ayudó a visibilizar la crisis en ese país y también sirvió para compartir metodologías de investigación de casos de criminalidad organizada y graves violaciones a los derechos humanos que pueden ser aplicadas en la Argentina.

El GIEI fue creado en noviembre 2014, semanas después de la desaparición forzada de los 43 estudiantes, como parte de un acuerdo de asistencia técnica internacional firmado por el Estado mexicano, representantes de los familiares de las víctimas y la CIDH. Recogió testimonios y pruebas que mostraron la intervención de miembros de las fuerzas de seguridad y militares en los hechos y el encubrimiento por parte de altas autoridades del Estado mexicano. Estos elementos permitirían reorientar la búsqueda de los estudiantes desaparecidos y la investigación penal.

El mecanismo fue novedoso por su carácter interdisciplinario, por haber incluido a las víctimas como actor central y por haber sido implementado en tiempo real, contemporáneo a los hechos. Es una nueva muestra del potencial de los sistemas de protección de derechos humanos para intervenir en la construcción de la verdad y reparación de las víctimas en casos de graves violaciones.

Beristain y Paz y Paz participaron en un taller el lunes 24 de octubre en el CELS, donde compartieron sus hallazgos y técnicas de investigación con fiscales, investigadores y referentes de organizaciones sociales y de derechos humanos. Ese taller fue coorganizado con el Centro de Justicia y Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa). El martes participaron junto a Mónica Pinto, decana de la Facultad de Derecho, en un evento público en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Este encuentro, coorganizado con el Centro de Derechos Humanos de la Facultad, contó con la presencia del secretario de derechos humanos de la Nación y del representante especial para derechos humanos de la Cancillería argentina. Finalmente el miércoles 26 relataron sus experiencias en la Procuración General de la Nación, en un taller coorganizado por la Dirección General de Derechos Humanos del Ministerio Público Fiscal, el Centro de Justicia y Derechos Humanos de la UNLa y el CELS.