Protesta, movimientos sociales y represión estatal

Los nuevos contenidos publicados en nuestra plataforma Protestar es un derecho recorren el mundo: desde Kenia, Hungría y Australia hasta Perú, Canadá y la Argentina. Las amenazas a este derecho fundamental se pueden ver en las calles, con represiones violentas, y también en la vigilancia estatal y persecución judicial. Este proyecto on line fue desarrollado entre openDemocracy, el CELS y la red INCLO, con el apoyo de la ACLU.

  

Represión de la protesta: preocupante cantidad de heridos por el uso indiscriminado de armas “menos letales”​

El incremento de los heridos y la gravedad de varios de los casos enciende señales de alarma sobre cómo se ​está utilizando la fuerza estatal para responder a las protestas, con intervenciones que amenazan la integridad física y ponen en riesgo a los manifestantes. La ausencia de protección y la represión reiterada de las movilizaciones públicas son mensajes preocupantes que buscan limitar el ejercicio de un derecho fundamental. ​

  

El derecho a la protesta en el mundo

Presentamos una plataforma on line que reúne contenidos sobre el derecho a la protesta, mientras las manifestaciones se multiplican en todo el mundo y la respuesta de los Estados es, muchas veces, violenta. Este proyecto fue desarrollado entre openDemocracy, el CELS y la red INCLO, con el apoyo de la ACLU.

  

Neuquén: violencia policial como respuesta al déficit habitacional

En la capital de la provincia de Neuquén la policía de la provincia llevó adelante un operativo de desalojo violento en el que más de diez personas fueron heridas por el uso de balas de goma. Las familias ocupaban un terreno en reclamo de su derecho a la tierra y la vivienda y había un proceso de conciliación convocado por la Defensoría del Pueblo.

  

Más patrulleros, más cámaras

En el debate sobre el uso de las pistolas Taser no se debe eludir el problema de fondo: el uso abusivo de la fuerza por parte de las policías y fuerzas de seguridad. Se debe someter a análisis el modelo de seguridad centrado en “más patrulleros, más cámaras, más policía, más armas”. Opinión de Paula Litvachky y Manuel Tufró.